17 de septiembre de 2012

17 de Septiembre.




Camina pausada pero firme, seguida tras sus propias huellas que poco a poco son borradas por el mar, se anuda más fuerte la bufanda y se abrocha el último botón de su chaqueta, no importa el frío que haga, necesita sentir las olas chocando con su piel, la brisa del mar alborotando su melena al mismo tiempo que sus pensamientos son sustituidos por otros en un ritmo frenético.
Solitaria, incomprendida, busca su verano, aquel que este año no le ha pertenecido.
La playa está desierta, ha llegado el invierno y hasta el año que viene no habrá más niños correteando por la orilla, ni mas padres escondidos bajo esas pintorescas sombrillas, no más ancianos irascibles por la arena que levantan los adolescentes al jugar a fútbol, no más horas de sol para un moreno de revista, no más chiquillos huyendo de sus padres para que no le embadurnen de crema, no más inocencia infantil en forma de castillos de arena y salpicaduras de agua. El verano se acabó y con él, su esperanza.
Se cruza de brazos para mantener su calor sin dejar de mirar al frente, dejándose llevar por sus emociones, lenta y delicada, a punto de romperse, y ella ¿qué ha hecho, qué ha hecho con su verano?
Nada.
Perderse bajo la luz de un flexo entre palabras desordenadas, en nulos intentos de escribir algo magnifico que se quedó en un borrador o en una bola de papel arrugada.
Se ha perdido entre libros como lleva haciendo desde hace años, huyendo de la realidad, sintiendo los personajes como sus únicos amigos, soñando junto a ellos y aspirando a algo que seguramente nunca será suyo.
Ha escapado de la realidad gracias a unos trazos desdibujados de un lápiz gastado, sin intento de explotar su imaginación, tan solo haciendo burdos bocetos como imitación de complicados dibujos.
Ha huido gracias a cada nota de piano que retumbaba con fuerza en su altavoz y ha desconectado de su vida cada vez que concentrada, se aprendía la letra de una nueva canción que relataba su historia.
Una ola choca con fuerza salpicando sus pantalones, sobresaltándola y haciendo que retroceda dos pasos atrás.
Retroceder, su vida se basa en eso, en avanzar para volver atrás, tan solo para encontrar el nuevo sentido que ha tomado su vida, para entenderlo haciendo reflexiones absurdas, porque no le gustan los cambios drásticos pero tampoco la rutina.
Se sienta en la arena alejada de la orilla y observa como las olas chocan con fuerza y arrastran con ellas todo lo que se le pone en el camino, sin esfuerzo, con sutileza.
Y justo en ese momento siente que le gustaría ser agua, que se conformaría con tan solo ser la espuma que corona las olas, solo para sentir que se libera de los recuerdos que le atan, recuerdos de personas que han cambiado tanto como ella, personas de las que esta chica de mirada cansada ha querido desprenderse, y que ahora le persiguen como sombras, atemorizándole.
Pero no, no tiene miedo, ya se ha caído muchas veces, ya ha sufrido las magulladuras de muchos golpes, no necesita a nadie que le aliente porque ella misma lo hace cada noche, porque sabe que puede seguir adelante.
Pero no todo ha sido malo, no todo ha sido esconderse bajo las paredes de su cuarto, también ha aprendido a luchar por quien de verdad merece la pena, y a no perder el tiempo por cualquier incompetente de los que te regalan lo oídos con promesas, promesas de esas que solo sirven para ser incumplidas. Ha aprendido a mirar por si misma, a quedarse en su cuarto a pesar de que al día siguiente muchos les crucificarían y hablarían mal de ella sin intentar comprenderla. Ha conseguido hacerse fuerte y a entenderse a ella misma, a saber lo que quiere, lo que necesita. Ha aprendido a afrontar sus problemas de cara. Ha dejado de sentirse adolescente cada vez que buscaba una salida. Ha disfrutado de la soledad cuando la necesitaba y de la compañía cuando era igual de requerida.
Pero una de las lecciones más importantes que ha aprendido es la de entender que si alguien le tiene que apreciar que sea por ser ella, incomprendida, diferente, especial, ingenua, inocente, tonta, lista, guapa o fea, no importa, si le tienen que querer que sea por su por su personalidad, por lo que le hace autentica.
Se levanta y sacude la arena de los pantalones, y avanza, dejando atrás la playa, abandonando lo malo de ese verano que se ha desvanecido entre sus dedos, para quedarse con esto último, para quedarse con lo bueno.


12 comentarios:

  1. La vida esta llena de sorpresas, ilusiones esperanzas ,sueños, pero sobretodo lecciones y con ello los errores gracias a dios tenemos la gran suerte de cometerlos y apreder de ellos mucho mas de lo que uno puede llegar a entender...
    tranquila cariño tenemos la gran suerte de decir que TENEMOS TODA UNA VIDA POR DELANTE! y que este verano solo se abra quedado en un recuerdo de adolescentes en un triste recuerdo, pero no te preocupes por eso no dejes que ese recuerdo domine toda tu mente deja un poco de sitio para todos los veranos que nos quedan juntas por vivir y de las que estoi segura que no olvidaremos jamas porque aunque el tiempo avanza los rumbos cambian y estoi segura de que mi rumbo estara con tigo ahora y siempre.
    y no olvides jamas TODA UNA VIDA POR DELANTE y con ello muchisimos veranos masss por vivir.
    25 TE AMO ( mal alto pero no mas claro)

    ResponderEliminar
  2. JAJAJA tranquila, si yo estoy bien, solo que me dieron la idea de escribir sobre mi verano y como ha sido así no me lo iba a inventar, pero vamos, que no me arrepiento de nada de lo que ha pasado, como ya he dicho, con la reflexión final es con la que me quedo.
    Muchísimas gracias "anónima" te quiero, jo.

    ResponderEliminar
  3. *_________* Joder, Laura. Eres increíble. Y quien diga lo contrario tiene un retraso del tamaño de Canadá.
    Entrada perfecta. Y punto.
    Es que me dejas con la boca abierta y eso no puede ser <3
    Un besazo de Greeny

    ResponderEliminar
  4. Ay Greeny, no seas tonta, la única que consigue dejar la boca abierta y la piel de gallina con sus capítulos eres tú, así que tsss.
    Muchísimas gracias, jo, me alegro de que te haya gustado tanto.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Tú te pasaste por mi blog y yo no iba a ser menos. Una entrada muy bonita. Si no te importa un seguidor más, me quedo ;)
    (K)

    ResponderEliminar
  6. ¡Claro que no me importa!
    No sabes lo feliz que voy a dormir hoy y lo bien que me voy a despertar mañana.
    Tu blog fue de los primeros que leí cuando entré en Blogger, siempre te he leído aunque comente muy poco, pero la verdad es que me va a costar creerme que me estás siguiendo, muchísimas gracias de verdad, no sabes la ilusión que me hace.
    Me alegro mucho de que te haya gustado mi entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Nostalgia de verano, madurar, afrontar las situaciones. Jope Laura que gran entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Sarah, me alegro de que te haya gustado, aunque las tuyas son insuperables.
      Un besazo.

      Eliminar